En el mercado central.


El mercado central estaba lleno de cadáveres. Podías comprar brazos ortopédicos usados, máscaras anti-gas de la segunda guerra mundial, fotos de animales mutilados, servicios multidisciplinares tales como prostitutas libanesas que den besos de buenas noches, cocineros heroinómanos que dominen la receta del curri y algunos arreglos sexuales de tradición caucásica. El mercado central, en Alright -una región de nueva inglaterra- era el lugar más visitado de las islas. Recuerdo aquella vez que fui en busca de cortezas estimulantes de cerdo, un pienso especial para engordar aves.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Mimbre. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a En el mercado central.

  1. Alexliam dijo:

    Preciosos relatos tío, tienes un lector a partir de ahora mismo 🙂

  2. tu querida hermana dijo:

    Este texto es el que más me gusta, por que me gustaría ir al mercado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s